Mentalidad de tiburón

La historia nos ha enseñado que quienes conquistan, quienes crean, inventan, construyen, quienes transforman el rumbo de la vida, tienen ciertas características en común: son imparables, una vez decidido su plan, su meta, su idea o su creación, no hay marcha atrás, no hay nada que pueda detenerlos o cambiar esa idea de su mente. ¿Te has preguntado cuál es la característica más fuerte que tienen en común todos los grandes conquistadores, y creadores desde la antigüedad hasta nuestros tiempos? En el año 400 a. C., desde el rey de Esparta Leónidas, quien no se rindió ante nadie, impresionando a los griegos y gracias a esto se creó la idea del ?Heroico Espartano?, pasando por grandes estrategas militares como Sun Tzu, Alejandro Magno, quien nunca perdió una batalla, Julio César, quien utilizó sus habilidades en oratoria para inspirar a sus hombres, y con sus conquistas se extendió el derecho Romano, Carlomagno, quien logró fusionar diferentes culturas, marcando el comienzo de la civilización Europea moderna, así como también Rodrigo Díaz de Vivar, mejor conocido como El Cid Campeador, quien es un héroe nacional inspirador, encarnando al ?caballero de grandes virtudes?: valiente, leal, justo, culto, templado y guerrero. Ricardo I, quien gracias a su destreza en el campo de batalla, se ganó el sobrenombre de ?Corazón de León?. Leonardo da Vinci, quien aunque no fue tomado en cuenta para pintar la Capilla Sixtina, aun siendo uno de los mejores pintores de Florencia, y a pesar de que esto fuera un golpe muy fuerte en su vida, esto no lo detuvo, al contrario, lo motivó más. Federico el Grande, quien siempre fue superado tanto en el número de hombres como por las naciones aliadas contra él, pero a través de acciones audaces y ofensivas, lograba conquistar.